Los Veteranos cargan con su cruz

Han tenido que pasar las vacaciones, que pasara la Semana Santa, y llegase el Domingo de Resurrección y este Lunes de Pascua, para escribir la crónica de los Veteranos del pasado Sábado de Dolores.

Todo ya empezó, no muy bien, el Viernes de Dolores con una desbandada, o con intención de ella, de varios Veteranos (Cristo también tuvo a su Judas que lo vendió por 20 monedas de plata y a San Pedro que renegó de él tres veces) hacia lugares poco próximos al Kike Blas que impedirían su participación en el duelo, contra un rival a priori asequible (según los ojeadores del equipo).

torrelodones_veteranos2
¿Cuántos porteros tenemos?

Una vez en el pabellón,  los Veteranos se dieron cuenta de que la guerra de los kilos la tenían perdida. Su hombre Robusto, el que más peso pone en el equipo, no llegaba a tiempo y la balanza ya se decantaba claramente hacia el rival, que definitivamente sería el que más kilos pusiese sobre el parqué del Kike Blas. Los Veteranos se tenían que conformar con poner sucedáneos, aprendices de la robustez, que apuntan maneras, pero todavía no llegan (Manu, Zuri…). El resto más  larguiluchos y aparentemente con menos kilos, pero muy bajos de forma acorde al conjunto del equipo.

IMG-20190421-WA0055
Nuestro guía solo estuvo en el pabellón en espíritu

El partido fue un Via Crucis propio de estas fechas, con sus 14 estaciones. Empezaron poco entonados, con la desconexión que a las que nos tienen habituados pero esta vez muy temprano, parecía que querían madrugar. En 4 minutos 2 goles en contra y sin visos de mejorar, provocaron la solicitud de un tiempo muerto para intentar que se desperezasen de la siesta propia de la hora del partido en la que habían caído. De nada sirvió, la primera parte continuó por los mismos derroteros, lo único que se salvó de los Veteranos fue el gol de Manu, que tras un saque de centro lanzó una perfecta parábola que el portero rival, algo adelantado, no pudo parar pese a tocar el balón. La segunda mitad nada distinto a la primera, parecían penitentes en una procesión de Semana Santa, que ni siquiera podía ser suspendida por el mal tiempo.

IMG-20190414-WA0011
Todo fue un mal sueño en una siesta

El resto, ni el juego de 5 previsto en la previa, y que tanta ilusión generó en los partidos previos, ni la tortuga, famosa el año pasado y que era la fortaleza del equipo, ni la famosa L, básica en la defensa de los corners. Solo se vio la Siesta, propia de la hora y a la que esperemos que no se acostumbren los Veteranos

IMG-20190412-WA0002
Ni la táctica del Juego de 5 en pizarra grande para la vista cansada de los Veteranos, dio sus frutos

La Semana Santa empezó con un Viernes de Dolores (por qué de Pasión, lo que se dice de Pasión, tal vez la que pusieron algunos miembros del equipo entre ellos, en su quedada en el Quizás de Torre). Continúo con el Sábado de Dolores (pero mucho por la derrota) y con un Domingo de Ramos donde estrenamos nuevamente al final del día el farolillo rojo de la clasificación, y no de la feria de Abril de Sevilla.

torrelodones_veteranos3

El Jueves Santo, ya no había que vender por 20 monedas de plata, pues los Judas del equipo (más de uno hay) lo habían hecho el sábado anterior por unos días en la playa, el Viernes Santo, día del Via Crucis, ya era de descanso por lo adelantado que lo tenían hecho los Veteranos. Solo nos queda el Domingo de Resurrección que esperemos que haya servido a nuestros chicos para reponer fuerzas y resurgir así el próximo sábado y dar una alegría a sus cuerpos y sus aficionados, que puedan celebrar el Lunes de Aguas, que seguramente a alguno le gustase.

facebook851x315